Esta web utiliza galletas para que tengas la mejor experiencia de usuario. Si continúas navegando estás dando tu consentimiento para la aceptación de dichas galletas y la aceptación de nuestra política de galletas.

Alimentos funcionales, declaraciones de salud, nutricionales y de propiedades saludables (Health Claims) y nuevos alimentos (Novel Foods)

Los alimentos funcionales son aquellos que, además de proporcionar un valor nutritivo, contienen componentes biológicamente activos que son beneficiosos para la salud o reducen el riesgo de padecer enfermedades.

Ciertos alimentos, así como algunos de sus componentes, tienen efectos beneficiosos para la salud y el bienestar, más allá de lo considerado tradicionalmente en nutrición. Entre los alimentos funcionales destacan los que contienen determinados minerales, vitaminas, ácidos grasos o fibra alimentaria, los alimentos a los cuales se han añadido sustancias biológicamente activas, como los fitoquímicos u otros antioxidantes, y determinados probióticos, que consisten en microorganismos vivos beneficiosos.

Las exigencias actuales del mercado y el nuevo marco legal europeo (Reglamento 1924/2006) requieren que la comunicación de los beneficios de los ingredientes y de los alimentos funcionales esté avalada por evidencia científica. La industria alimentaria sólo puede hacer uso de esta información en las etiquetas y en la publicidad si este beneficio sobre la salud ha sido reconocido por la CE con un informe previo de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaría (EFSA).

La UIB cuenta con un equipo científico-técnico experto en el diseño y la evaluación de nuevos alimentos/ingredientes así como en el asesoramiento en la elaboración de informes oficiales de solicitud de aprobación de declaraciones nutricionales y de propiedades saludables (Health Claims) de productos alimentarios para presentarlos a la EFSA.

NUESTRA EXPERIENCIA

Los nuevos alimentos (Novel Foods) son aquellos que no han sido previamente consumidos de forma significativa en la Unión Europea o que se quieren destinar a un uso no experimentado previamente en la UE (por ejemplo, un complemento que quiere emplearse como ingrediente en un yogur). Para poder entrar en el mercado europeo tienen que ser evaluados en cuanto a su seguridad y adecuación nutricional.

Un grupo de investigadores de la UIB han participado en la evaluación o el asesoramiento científico-técnico de la mayor parte de los nuevos alimentos que han sido aceptados para ser comercializados en la UE.

iogurt