Servicios de consultoría para la toma de decisiones con fundamentos científicos

Se utiliza el conocimiento de la psicología y la economía del comportamiento para estudiar las condiciones necesarias que permitan tomar buenas decisiones para favorecer el éxito de las organizaciones

La toma de decisiones es la esencia de los negocios. Un error de decisión en el lanzamiento de un producto o servicio, en la contratación de un trabajador, en la selección de un proveedor o en la evaluación de diferentes opciones estratégicas puede resultar perjudicial para las empresas. Así pues, la calidad de las decisiones puede determinar el futuro de las organizaciones. Ayudar a las personas a tomar buenas decisiones sólo es posible si entendemos como deciden.

Por ello, la Universidad cuenta con un grupo de investigación experto en psicología y la economía del comportamiento que centra su labor en estudiar las condiciones necesarias que permitan tomar buenas decisiones. Esto puede emplearse en diferentes ámbitos de intervención:

  • Recursos humanos. Entender las motivaciones del personal es vital para el buen funcionamiento de las organizaciones. En este sentido, el grupo asesora al departamento de recursos humanos de las empresas para diseñar esquemas de incentivos que van más allá de la retribución económica, teniendo en cuenta las particularidades de la misma organización, con el objetivo de maximizar el rendimiento del personal trabajador.
  • Gestión y comunicación de riesgos. Una correcta comprensión de la estadística y el riesgo es una competencia importantísima en el mundo actual, por no estar sujetos a la manipulación y la sobreexposición al riesgo. El grupo de investigación ofrece asesoramiento a cualquier profesional (personal médico, personal directivo, abogados, etc.) que trata con información probabilística y estadística en el día a día, para ayudarles a gestionar problemas complejos con reglas sencillas y comunicar información probabilística de forma clara y transparente.
  • Diseño de políticas públicas. Los usos prácticos de la economía del comportamiento y las disciplinas relacionadas son cada vez más evidentes en las políticas públicas. El grupo ofrece asesoramiento a las administraciones públicas para diseñar intervenciones para mejorar aspectos de la vida pública como la realización de actividad física y dieta, el consumo sostenible de energía y recursos naturales, o promover el ahorro y endeudamiento responsable.
  • Marketing. La psicología del consumidor es compleja. Entender qué elementos afectan su toma de decisiones y cómo lo hace puede aportar grandes ventajas a la hora de fijar estrategias de precio y decidir el posicionamiento del producto en el mercado. La economía del comportamiento permite predecir la reacción de los consumidores a diferentes atributos que afectan a la percepción del producto por parte del cliente. El grupo de investigación ofrece asesoramiento a empresas interesadas en fijar planes estratégicos para aumentar las ventas.
  • Diseño de servicios en empresas turísticas. Varios estudios confirman que hay patrones sistemáticos en los que las decisiones de compra de los consumidores se ven afectadas por la forma en que procesan información sobre la presentación de un servicio. Por ejemplo, algunos estudios han revelado que los clientes de un restaurante pueden consumir más ciertos servicios en función de la forma en que el cliente ha percibido la información sobre este servicio. El grupo de investigación ofrece su experiencia para diseñar los servicios que ofrecen las empresas.
Estadística