Universitarios La UIB participa en un proyecto europeo para mejorar el cultivo del tomate de ramellet El proyecto europeo TOMRES pretende mejorar la resiliencia de las tomateras y maximizar su eficiencia en el cambio climático

El tomate de ramellet es uno de los cultivos más representativos de las Islas Baleares, y forma parte de nuestra cultura gastronómica. Ahora bien, el cultivo del tomate se enfrenta los últimos años a un problema triple.

En primer lugar, la disponibilidad de agua se reduce progresivamente, por las previsiones de reducción de las lluvias a causa del cambio climático; en segundo lugar, también se reduce la disponibilidad de fertilizantes, por el incremento de la demanda y de los costes de estos productos y el aumento de las restricciones en su uso por las consecuencias que tienen sobre la calidad del agua y la biodiversidad; y, finalmente, la diversidad genética del tomate cultivado es limitada. Todo esto hace que la sostenibilidad ambiental y económica de las estrategias de crecimiento del tomate esté en riesgo.

Atendida esta situación, el grupo de investigación en Biología de les Plantas en Condiciones Mediterráneas y la empresa Agroilla, se han propuesto diseñar y testar nuevas combinaciones de genotipos del tomate y probar nuevas prácticas de gestión para reducir el impacto ambiental de la actividad agrícola. En el marco de este proyecto, han sembrado 5.000 tomateras de 250 variedades de todo el mundo en una finca agrícola experimental de Ariany. El principal objetivo es evaluar si estas tomateras pueden contribuir a crear nuevas variedades que requieran menos agua y nutrientes, o tengan unas propiedades de calidad mejoradas. Se realizará una vigilancia intensiva de su estado fisiológico y agronómico, incluidas medidas a distancia con vuelos no tripulados.

Este proyecto no es la primera iniciativa del grupo de investigación en Biología de les Plantas en Condiciones Mediterráneas para el estudio de especies vegetales autóctonas de interés hortícola.

Los secretos del tomate de ramellet

A diferencia de otras variedades de tomate, el tomate de ramellet presenta dos cualidades que hacen que tenga un gran interés desde el punto de vista agronómico. La primera tiene que ver con el proceso de maduración del fruto, que hace que se conserve de manera natural de un año para otro sin perder sus propiedades organolépticas. La segunda es su mayor resistencia a la sequía, que permite su característico cultivo <<a la seca>>, aspecto que está fuertemente relacionado con la durabilidad del fruto.

Los investigadores de la UIB piensan que estas características del tomate de ramellet lo convierten en una variedad de interés para conseguir nuevas variedades de tomate que mejoren su resiliencia al estrés hídrico y de nutrientes, y se puedan reducir las necesidades de agua y nutrientes del cultivo del tomate.

Fecha de publicación: 24/09/2017