Investigadores El 77 por ciento de los universitarios se insertan en el mercado laboral al cabo de tres años de haber obtenido su titulación El estudio muestra que, cuanto más elevado es el nivel académico, más lo es, también, el grado de inserción laborañ

La tasa de los titulados de grado de la Universidad de las Islas Baleares se sitúa en el 77 por ciento a los tres años de haber terminado los estudios. El primer año, la tasa se sitúa ya en el 65 por ciento y aumenta a medida que también pasa el tiempo. La tasa de inserción aumenta en el caso del alumnado de postgrado.

Esta es una de las principales conclusiones del Análisis de la inserción laboral de los titulados universitarios en la Universidad de las Islas Baleares, publicación presentada ayer por el Rector de la Universidad de las Islas Baleares, el doctor Llorenç Huguet, y el consejero de Trabajo, Iago Negueruela, con el objetivo de dar información de las personas tituladas en la UIB y su incorporación al mercado de trabajo.

Este informe recoge los datos de los titulados a partir del curso 2011-12 y hasta el 2016-17, con especial interés en las de este último curso, que es el último del que se dispone información concluyente. El seguimiento de la inserción en el mercado laboral se hace mediante registros administrativos y analizan cuatro periodos de tiempo: el año de finalización de los estudios y los tres siguientes. Para conocer la inserción laboral de los titulados universitarios se han cruzado datos de los cuatro años de seguimiento de las personas matriculadas y de las tituladas en la UIB con diferentes archivos de información laboral: afiliaciones a la Seguridad Social, SOIB, padrón, etc.

Graduados

  • La tasa de los titulados de grado de la Universidad de las Islas Baleares se sitúa en el 77 por ciento cuando hace tres años que han terminado los estudios. La tasa del primer año después de haber titulado ya es del 65 por ciento y aumenta con el tiempo. La tasa de inserción del año 2013-14 fue del 61 por ciento justo un año después de haber concluido los estudios, y aumenta hasta el 77 por ciento dos años más tarde. A medida que avanzan los cursos, la tasa se incrementa. En concreto, la tasa de inserción sube alrededor de 8 puntos porcentuales por cada año extra que pasa, y se observa que cada promoción obtiene un nivel de inserción alrededor de dos puntos porcentuales superiores al de la promoción previa, hecho atribuible a la mejora del contexto macroeconómico.
  • El porcentaje de graduados afiliados por cuenta propia es más bien bajo. Además, los últimos años se observa una disminución del peso de trabajadores autónomos, probablemente porque la buena situación del mercado de trabajo favorece la contratación por cuenta ajena y desincentiva a los jóvenes a decantarse por el autoempleo. Por sexo, el número de mujeres autónomas es casi la mitad del de los hombres.
  • El perfil de la inserción de las personas tituladas de grado muestra, en el caso de las mujeres, una tasa igual o ligeramente superior a la masculina. Y, por edad, en general, así como aumenta la edad de la persona, también crece la tasa de inserción.
  • La tasa de inserción un año después de la titulación y por rama de conocimiento, aunque experimenta ligeras variaciones según el curso analizado, muestra unos valores que superan el 60 por ciento en las ciencias de la salud, las ciencias sociales y jurídicas, y en ingeniería y arquitectura. En cambio, artes y humanidades y ciencias muestran tasas inferiores al 50 por ciento.
  • Alrededor de la mitad de los graduados que están dados de alta en la Seguridad Social tienen, al año siguiente de haber terminado los estudios, un contrato indefinido. En cuanto a la jornada de trabajo, casi dos de cada tres titulados de grado hacen jornada completa y la mayoría de los que hacen jornada parcial son mujeres.
  • Las ramas de conocimiento que tienen más peso de personas graduadas en grupos de cotización adecuados a su formación (grupos 1 y 2) son: ciencias de la salud, artes y humanidades, e ingeniería y arquitectura.

Alumnado de postgrado

  • La tasa de inserción laboral de los titulados de máster, cuando hace un año de la finalización de la titulación, oscila entre el 64 por ciento el curso académico 2012-13 y el 74 por ciento en 2015-16, es decir, en gran medida debido a los efectos de la recuperación económica, la tasa aumenta diez puntos porcentuales entre los dos períodos de tiempo. Las personas tituladas de máster y de doctorado presentan una tasa de inserción en el tercer año de haber obtenido el título que se acerca al 80 por ciento.
  • La mayor parte del colectivo de los titulados de máster y de doctorado están afiliados a la TGSS por cuenta ajena. El número de estudiantes de máster que hacen un trabajo a jornada parcial durante el año en que terminan los estudios es muy elevado y disminuye a medida que pasan los años.
  • Con el paso de los años, los titulados de máster que cotizan en los grupos 1 y 2 de la Seguridad Social aumenta, lo que demuestra que ejercen trabajos que presuponen tener más formación. En el caso de los titulados de doctorado, los afiliados a los grupos 1 y 2 representan, el curso 2013-14, el 91,7 por ciento del total de afiliados.
  • Una de cada cuatro personas con titulación de postgrado ya está de alta en la TGSS el mes de junio del año que obtiene el título y, en septiembre del mismo año, ya están en esta situación casi la mitad. A medida que pasan los años, la cifra de los postgraduados que se incorporan al mercado de trabajo aumenta.

Esta publicación es fruto de un convenio de colaboración entre la Consejería de Trabajo, Comercio e Industria, a través del Observatorio del Trabajo, la Universidad de las Islas Baleares y el Instituto de Estadística de las Islas Baleares (IBESTAT).

Fecha de publicación: 18/04/2019